Consejos de limpieza y salud

Mantener una adecuada limpieza diaria de nuestros dientes, usando hilo dental y enjuague bucal después de cada comida; ya que si no lo hacemos gastaremos en tratamientos, blanqueamientos, etc. (tratamientos odontológicos).

En los niños: cuando se caigan los dientes de leche, evitar que pasen la lengua por las encillas ya que esto provoca el desencaje de los dientes (dientes torcidos).

Utiliza hilo dental y cepillos interdentales para mantener tu boca impecable y eliminar los restos de comida que el cepillo no puede remover ya que son causantes del mal aliento. Realízate limpiezas dentales para eliminar el sarro acumulado.

Las pastas dentales con blanqueamiento puede blanquear los dientes levemente quitando las manchas superficiales, tales como las causadas por el café o fumando. Las pastas dentales con blanqueamiento se puede también utilizar después de un tratamiento de blanqueamiento dental para ayudar a mantener los resultados.

Recuerda que la higiene bucal no está completa si, además de cepillarnos los dientes, no cepillamos nuestra lengua.

Es de vital importancia que visites al dentista por lo menos cada seis meses para revisión y limpieza dental. Además, la limpieza dental ayuda a prevenir en gran escala el desarrollo de la caries, la acumulación de sarro y las enfermedades de las encías.